OTRO DURO GOLPE A LOS CLUBES Y AL FÚTBOL ARGENTINO

Tras mucho debate, finalmente el Ejecutivo modificó por decreto el beneficio que tienen los clubes en su régimen de aportes y contribuciones patronales. La alícuota pasó de 6,5% a 6,75%, a lo que hay que agregarle un 0,5% extra para compensar por el desfinanciamiento del Estado que la lleva a 7,25%. La modificación fue menos grave de lo que se barajó en algún momento cuando se habló de directamente eliminar este beneficio que viene desde la presidencia de Eduardo Duhalde. Sin embargo, golpea fuerte en clubes, AFA y Superliga porque eleva su alcance y ahora deberán tributar ítems que antes no estaban incluidos. ¿Cómo es el impacto?

El Gobierno Nacional modificó este lunes el famoso Decreto 1212 firmado por Eduardo Duhalde y Alberto Abad en 2003 que que establece un régimen especial de aportes personales de los futbolistas y contribuciones patronales de los clubes al Estado. Según el decreto modificatorio publicado esta mañana en el Boletín Oficial la alicuota de aportes pasa del 6,5% al 7,25% y se modifican los alcances de ítems que antes no tributaban.

En el decreto, el Gobierno justifica la modificación en que cambió radicalmente el negocio del futbol desde 2003 y que el beneficio tal como estaba genera un desfinanciamiento al régimen de seguridad social. “Que, no obstante, el universo de trabajadores contemplados al momento del dictado del Decreto N° 1212/03 se ha triplicado, y los montos provenientes de las ventas de entradas, transferencias de jugadores y derechos de televisación resultaron exiguos para cumplir con las obligaciones de la seguridad social de los trabajadores de la actividad futbolística. Que esto ha generado una situación crítica de desfinanciamiento de los regímenes de la seguridad social y de incertidumbre respecto de los derechos de los trabajadores comprendidos en este régimen, que es imperioso subsanar”, dice la modificatoria.

Técnicamente para llegar al nuevo número de 7,25%, el Ejecutivo lo hace en dos tramos. Primero, modifica la alicuota en 0,25% elevándola de 6,5% a 6,75%, pero luego mantiene un 0,5% extra que ya se cobraba destinado a hacer frente ala deuda que los clubes mantienen con el Estado y que se estima hoy en $3.200 millones.

Desde hace meses se venían dando negociaciones entre el fútbol y el Gobierno para modificar el 1212 y para muchos clubes era una espada de Damocles que pendía sobre sus delicadas economías. Inclusive el Gobierno llegó a hablar de eliminar por completo el beneficio a menos que se abra al debate por las Sociedades Anónimas Deportivas, una especie de moneda de cambio para que se pudiera tratar el tema de mayor interés del presidente Mauricio Macri.

Si bien el aumento de la alícuota es menor, el impacto más fuerte llega porque ahora muchos ítems que estaban excluidos pasarán a tributar. El caso más importante es el de los empleados en relación de dependencia que tienen los clubes.Hoy las instituciones retienen de sus empleados un 14% de seguridad social y realizan un 17% de aportes patronales. Sin embargo, ahora las contribuciones quedan excluidas de este régimen por lo que mes a mes lo clubes deberán girar el 14% de su masa salarial al Estado. Esto significa un golpe fuerte principalmente para las instituciones con una plantilla de empleados grande. Algunos clubes ya empezaron a advertir que esta medida puede golpear de lleno en las actividades menos lucrativas y podrían provocar su cierre.

Hasta ahora, el Gobierno tributaba impuestos sobre tres ítems con los que el fútbol recauda dinero: la venta de entradas, los ingresos por los derechos de tv y por las ventas de jugadores. Pero ahora, se amplía la base de recaudación e incluye a la AFA y a la Superliga, lo que al final termina perjudicando a los clubes. Según la nueva normativa, ahora todos los sponsoreos de los seleccionados argentinos serán alcanzados en la retención. Lo mismo ocurre con los patrocinios de la Superliga. Un ejemplo concreto, es el contrato de Quilmes como main sponsor de la SAF. Ahora 7,25% de ese contrato irá a parar directamente al Estado, por los que los clubes (principales beneficiarios de ese vínculo comercial) recibirán menos dinero mes a mes.

A otros que golpea es a los colegios que funcionan en los clubes. Según consta en el texto modificatorio, ahora esas intuiciones quedan directamente excluidas del beneficio que le otorgaba el decreto 1212.“Se encuentran excluidos del presente régimen los siguientes conceptos….Aportes y contribuciones a la seguridad social correspondientes al personal afectado a los Institutos Educativos dependientes de las entidades mencionadas en el artículo 1°”, dice el texto. Cabe aclarar que los clubes de provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba ya no tenían este beneficio porque el aporte lo hacen a cajas provinciales, pero por ejemplo, si afecta a los de la Ciudad de Buenos Aires o Mendoza.

El impacto de la modificación es diverso de acuerdo al club, pero no deja de ser un golpe en momento donde los clubes tienen sus economías delicadas. Es por eso que la lectura en el fútbol es variada. Hay quienes dicen que teniendo en cuenta que el Gobierno apuntó a eliminar el beneficio o a poner un plazo y exigirles a los clubes el pago de la deuda que mantienen con el sistema, la novedad no es tan mal. Claro está, si eso hubiera ocurrido, la mayoría de los clubes hubieran quebrado. Sin embargo, si se tiene en cuenta que este cachetazo recaudador llegan en momentos en los que las instituciones tienen que hacer frente a aumentos de paritarias, operativos policiales, subas de tarifas justo cuando sus recaudaciones por sponsoreo o ventas de entradas caen al ritmo de la profundización de las crisis económica, la noticia es pésima. Ante este panorama cabe preguntarse, ¿era momento para aplicar una modificación que puede afectar a las funciones sociales de los clubes o era mejor esperar a que pase esta tormenta?

Fuente: Doble Amarilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *