BILARDO-MENOTTI LA GRIETA DE NUNCA ACABAR

 

 

 

La divisoria de aguas entre el juego que busca la belleza como camino para llegar a la victoria y el otro que se preocupa por la efectividad, por encima de cualquier matiz.

En el ambiente del fútbol muchos aseguran que la discusión entre César Luis Menotti y Carlos Salvador Bilardo atrasa treinta años, pero también están los que afirman que está más vigente que nunca. Néstor López y Cayetano, se tomaron el enorme trabajo de buscar respuestas a cada una de las preguntas que plantea la grieta Bilardo-Menotti en el libro de Planeta que disfrutarán los amantes del fútbol en cualquiera de sus vertientes. En esa divisoria de aguas entre el juego que busca la belleza como camino casi único para llegar a la victoria y el otro que se preocupa por la efectividad, por encima de cualquier matiz, son pocos los indiferentes el libro navega fluidamente sobre las dos líneas, las desmenuza, las confronta y ofrece nuevos enfoques para una discusión siempre apasionada.

La obra, con mucho de documental y algo de ficción, se abre con una conversación entre los autores:

Néstor López: Podríamos empezar con aquella charla entre Bilardo y Menotti en la casa de Saporiti ¿te parece?

Cayetano: Sería genial, pero ¿cómo hacemos para recrearla?

N: Juntémonos con Saporiti y que nos cuente todo.

C: Pasaron cuarenta y cinco años de aquella cena. Mirá si el Sapo se va a acordar de los detalles.

Y enseguida se descubre que sí, que Saporiti se acordaba de todo y cuenta hasta el último detalle de aquella cena entre amigos, que tenían mucho en común y en la que se expusieron respetuosamente las diferencias. El quiebre llegaría algunos años más tarde.

Los autores del libro, Bilardo-Menotti (la verdadera historia), encabezan cada capítulo con una charla entre ellos en la que no faltan divertidas chanzas y chicanas y a partir de esas entradas desarrollan capítulos dedicados a Maradona (a mitad de camino entre los dos entrenadores); a sus relaciones con el periodismo; a los futbolistas que fueron entrenados por los dos; a los herederos, y a las formas de ver el fútbol y la vida. Tal vez uno de los segmentos más jugosos es aquel en el que se reproducen declaraciones de Bilardo y Menotti tomadas de distintos reportajes.

Se rescata aquí unas pocas frases de lo que dijeron cada uno.

Bilardo

*»Se gana con buenos jugadores, con chicos educados que quieran al fútbol y que detrás de ellos exista un plan táctico en el que intervenga el médico, el utilero, el presidente, todos. El fútbol es resultado. En la televisión tenés que tener buenos artistas, buenas cámaras, etc…, para tener éxito. Jugar bien es ganar, la victoria justifica todo».

*»Yo cree el 3-5-2, empecé a practicar con los wines y los quité. Si te fijas a mi me hicieron caso las palomas, siempre están en los rincones, donde hay césped porque por ese lado no se usa. Preferí que no hubiera marcadores de punta; centrocampistas en vez de laterales».

*»Todos los técnicos son bilardistas, bue , algunos pueden tener diferencias. Vamos por partes. Uno: pelota parada. Antes estaba prohibida, ahora no. Dos: la jugada del fuera de juego era antifútbol. Tres: la marca hombre a hombre no se podía, ahora sí. Cuatro: conocer al rival. Cinco: la pretemporada. Y así puedo enumerar un montón de cosas que instauré».

*»Yo hacia practicar el grito de gol. Conmigo no corrían todos a celebrar. Porque pierden tiempo. Tienen que correr 30 metros y otros 30 de vuelta. Que lo saluden solo los dos que tienen más cerca».

*»El fútbol es un espectáculo, es decir un negocio (…), para mí es mi vida. Si lo pienso, me pongo a llorar, se me pasa la vida por delante Me olvidé de vivir, como dice la canción de Julio Iglesias, por la pelota.

Menotti

*»El fútbol no tiene verdades absolutas. Sí están los que tienen complicidad con las grandes mentiras y los que tratan de denunciarlas. Yo no me puedo enojar con Fabio Capello porque juega con tres volantes de contención ni con Griguol porque el jugaba así, al contrario tuve muy buena relación con él».

*»Hay pibes en las inferiores que juegan muy bien, pero si no hay formadores ese talento se destruye. Si desde que son chiquitos se les enseña que lo único que importa es ganar y nos quedamos con los grandotes, vamos mal. Hay urgencia de éxitos».

*»No hay tomar la tenencia de la pelota como una estrategia. La tenencia de la pelota es una necesidad porque la pelota es la que hace ganar. Antes de perderla hagamos 7 toques, 10 o 20, ahora si después de hacer 50 toques se la damos al arquero para que tire un pelotazo al medio, entonces esos 50 toques fueron al pedo».

*»Para mí el fútbol tiene 4 acciones básicas: defensa, recuperación, gestación y definición. Dos de esas acciones tienen mucha dependencia individual: o sea los goleadores y los defensores de área chica, que hay muy poco de ambos. Después al tocar estamos gestando, para eso se toca, no para luego tirar un pelotazo ni tocar por tocar».

Néstor López, el menottista, nacido en 1966, fue jefe de deportes de La Razón, pasó por Olé, El Gráfico, Clarín y Tiempo Argentino. Es docente de Deportea y hoy ejerce el periodismo multimedia autogestionado. Nicolás Cajg (Cayetano), el bilardista, nació en 1978, es co-conductor de «Perros de la calle» en la Metro, y conductor por DirectTV de «Vamos a la caye», un ciclo de entrevistas a personalidades del deporte nacional. Estudio periodismo deportivo en Deportea y es director técnico recibido.

Los dos periodistas deben haber discutido con pasión cada línea del libro Bilardo-Menotti (la verdadera historia), pero no deben haber tardado mucho en ponerse de acuerdo en un final muy logrado:

«Si Menotti y Bilardo ya empiezan a ser pasado porque hace tres lustros que no trabajan como entrenadores, es posible que el menottistmo y el bilardismo en algún momento les den paso a nuevas palabras que sirvan para explicar estas dos formas de ver el fútbol. Formas anteriores a ellos y que ya los trascendieron. Pero aunque el futuro, obviamente incierto deje atrás estas denominaciones, ellos quedarán en la historia como los que protagonizaron la división de aguas más profundas del fútbol argentino. Nada menos». (Texto y foto: Página 12).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *