REUTEMANN UN REY SIN CORONA

AUTOMOVILISMO

En marzo de 1982, Carlos Reutemann (FOTO) se retiró de la Fórmula 1, en donde dejó una maca imborrable y sólo le faltó el título, que se le escapó en la última carrera de la temporada 81. Para muchos fue el eterno segundo, para muchos más, uno de los íconos de nuestro automovilismo. No pudo ser profeta en su tierra, pero fue parte de nuestros domingos deportivos.

Este marzo que se está yendo, aparece impregnado de recuerdos, anécdotas, fotos que le han ganado al paso del tiempo. ¿El protagonista de este capítulo? Carlos Alberto Reutemann, de los mejores pilotos que dio la Argentina y que pagó tributo por el pecado de no haber sido campeón del mundo en Fórmula 1. En la década del 70 y parte de los 80, el santafesino fue el ícono argento en la Máxima. Fue convocado por las mejores escuderías de la época, fue un piloto de punta, el mejor tester de la época, pero le faltó la cereza en el postre.

Un 21 de marzo de 1982, Lole le dijo adiós a la F1. Ocurrió una vez finalizado el Gran Premio de Brasil, en Jacarepaguá. Allí supo que ya no tenía más nada para dar y días siguientes hizo el anuncio oficial. Resultó lógica su decisión porque no había logrado digerir el mazazo de 1981 cuando en Las Vegas perdió la chance de ser campeón, título que quedaba en manos del brasileño Nelson Piquet, del equipo Brabham.

A pesar de las lecturas y enfoques del momento, y de las desmentidas oficiales, aquel padecimiento del argentino en el GP de Estados Unidos sonaba a consecuencia de la rebeldía del santafesino en Brasil (a principios de ese 81) cuando desobedeció la orden de Frank Williams de dejar pasar a su compañero de equipo, Alan Jones, quien era el vigente campeón del mundo. Tanto fue así, que en ese GP que cerraba la temporada en la ciudad estadounidense, ganó el australiano y el festejo del equipo Williams sonó a turbio y descortes, al menos, con su piloto 2, a quien se le había escapado nada menos que el título.

Justamente marzo también es mes de la efeméride correspondiente a aquella rebelión, que dejó estampada la foto del cartel Jones-Reut que el equipo le mostraba al argentino cuando mandaba por escándalo en Jacarepaguá. Fue un 29 de marzo. Llovía en Río de Janeiro, en donde Lole se deslizó con su Williams sobre piso mojado, como nadie no lo podía hacer. Era tal su supremacía que ese cartel resonaba como un insulto a su talento desplegado sobre el agua. Por ello desoyó la orden y ganó con Williams, con Alan Jones y el Arrows de Ricardo Patrese, a sus espaldas. «Nunca vi ningún cartel», dijo el argentino. Nadie le creyó. Pero en el podio, Alan Jones dejó su lugar vacío como para marcar el clima que esperaba a Reutemann; en boxes saludó por compromiso al ganador, pero luego lanzó un dardo envenenado: «Desde hoy, Reutemann es un enemigo más».

Lo cierto es que con su salida de la Fórmula 1, el automovilismo argentino dejó de tener presencia por años. Y si bien aparecieron esporádicamente Miguel Angel Guerra (corrió unos metros apenas con un Osella), Ricardo Zunino (piloto suplente de Brabham), Norberto Fontana (suplencia en el equipo Sauber), Esteban Tuero (una temporada con Minardi) y Gastón Mazzacane (Minardi y el Prost), ninguno pudo igualar la trascendencia de Carlos Reutemann en la Máxima.

El curriculum del santafesino marca que en Fórmula 1 obtuvo 12 victorias, 45 podios, 6 pole positions y 6 récord de vueltas, en 146 carreras corridas, además de dos triunfos en carreras fuera de campeonato; fue subcampeón en 1981 y tercero en 1975. Fue elegido por equipos de la talla de McLaren, Brabham (cuando era propiedad de Bernie Ecclestone), Ferrari, Williams y Lotus.

Debutó en la Fórmula 1 en enero de 1971, con un McLaren, en una competencia sin puntos para el campeonato mundial; fue tercero en el autódromo de la Ciudad de Buenos Aires. Pero, oficialmente el estreno se dio en 1972, en General Paz y Roca. Incluyó la pole y no ganó por el desgaste prematuro de los neumáticos, con lo cual finalizo séptimo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *